Un viaje al color del mar a través de los ojos de Joaquin Sorolla
arte,  Artistas. Conócelos más,  Madrid,  News. Lo más actual.,  pintura,  Rutas para disfrutar del Arte.

Un viaje al color del mar a través de los ojos de Joaquín Sorolla.

Listen to this article

El mar fue el tema favorito del pintor Joaquín Sorolla. Nacido junto al mar, en Valencia, pero alejado de él la mayor parte de su vida, Sorolla conservó siempre una añoranza por las playas de su niñez. Desde pequeño pudo percibir la fuerza del mar, su espectáculo de luz y movimiento a lo largo de las horas del día y las distintas atmósferas y cambios de tiempo. Sorolla y el mar desarrollaron una relación intensa.

La belleza de estos paisajes radica en la capacidad de Sorolla de captar los distintos matices de luz y colores que adquiere el mar. Pero hay que ser capaz de trasladar al lienzo la brillantez y luminosidad de las olas. Y es lo que Joaquín Sorolla hizo con verdadera maestría.

Sorolla no dudaba en preparar sus accesorios de viaje y huir, literalmente, a veces de su familia, para registrar sus impresiones en cartas diarias que mandaba a su mujer, su gran amor.

Parece que este verano vamos a poder viajar, después de todo. No estaría mal pasar unos días junto al mar, que tiene efectos tan beneficiosos sobre nuestro estado de ánimo y nos ayuda a experimentar calma y relajación. Pero, si vais al mar, no olvidéis el flotador y la sombrilla 👌.

Un viaje al color del mar a través de los ojos de Joaquín Sorolla.
Efecto de la luna en la playa. 1900. Sorolla

Pero si decidís viajar tierra adentro, a Madrid, por ejemplo y hacer turismo urbano, no dudéis en visitar el Museo Sorolla, esa pequeña joya donde podéis admirar toda la obra de este pintor.

Puede que, para notar los efectos del mar, no haga falta vivirlo en primera persona. Siempre podéis recrearos en la armoniosa relación entre Sorolla y el mar y admirar todas las obras, que este artista dedicó a este acusoso elemento

Mientras, nos vamos de viaje al mundo de Joaquín Sorolla.

“Hoy seguí dibujando cada vez más enamorado del natural, tanto, que entre el mar, el sol espléndido, me parecía
estar en mis felices días de la playa.”

Joaquin sorolla. Catalogo «El color del mar»

Las primeras obras de Sorolla, como «Marina» realizada en 1880, están influidas por lo valores clásicos y la tradición artística.

Un viaje al color del mar a través de los ojos de Joaquín Sorolla.
Marina 1880

Este tipo de obras, sin embargo, se verán transformadas por su trabajo a pie de playa. De esta manera, Sorolla investigará al natural sobre el movimiento de las olas, los matices de color cambiantes según las horas, las texturas y las formas que el agua recrea.

Un viaje al color del mar a través de los ojos de Joaquín Sorolla.

En estos momentos de mediados de SXIX, Sorolla se relaciona con esa forma moderna de hacer pintura. Los «insolentes» impresionistas habían empezado a alterar los valores académicos del arte, un tiempo antes.

El movimiento Impresionista permitió al pintor interponerse entre el espectador y el mundo representado en su obra, al contrario de lo que sucedía con el academicismo más férreo de las teorías clásicas. Se pintaba deprisa, en parte, porque se dependía de los factores ambientales y los efectos de la luz cambiantes, al pintar al aire libre.

Cuando Sorolla empieza a pintar, el movimiento Impresionista ya había ocurrido. Joaquín Sorolla empezó a
estudiar dibujo en 1876 e ingresó en la escuela de Bellas Artes en 1878.
La obra que había dado nombre a los Impresionistas, Impression, soleil levant de Claude Monet se había pintado en 1873.

Un viaje al color del mar a través de los ojos de Joaquín Sorolla.
La hora del baño. Valencia. Sorolla

Incluso antes, en 1869, Monet y Renoir habían pintando en La Grenouillere, unos lienzos con reflejos en el agua que convertían toda la superficie del cuadro es una superficie plana, lejos de las técnicas académicas.

Pero Joaquín Sorolla no prestó demasiada atención a este grupo. Buscaba su propio camino. Fueron, realmente, los artistas Bastien- Lepage y y Adolph von Menzel los que abrieron los ojos de Sorolla a la pintura moderna. Ambos, aunque de tradición y formación académica, practicaban el naturalismo y Menzel tenía un interés especial por la luz.

En 1889, cuando Sorolla viajó a París, para ver la Exposición Universal, conoció a los pintores nórdicos Peder Severin Krøyer y Anders Zorn. Apreciaba de ellos la solidez que daba una formación académica, pero sobre todo, la frescura que tenían a la hora de observar lo natural y la captación de la luz.

Un viaje al color del mar a través de los ojos de Joaquín Sorolla.
Autorretrato de Sorolla.


De esta manera, Sorolla, cambiando el estudio por la pintura a pie de playa, consigue captar la espuma de las olas, el efecto del viento sobre la superficie y los fenómenos ópticos, consiguiendo enriquecer su pintura. Utiliza una técnica rápida que le permite atrapar los reflejos y transparencias del agua, que convierte a los bañistas en figuras ingrávidas dentro del agua.

“Me sería imposible pintar despacio al aire libre, aunque
quisiera… No hay nada inmóvil en lo que nos rodea. El mar
se riza a cada instante; la nube se deforma, al mudar de sitio […] pero aunque todo estuviera petrificado y fijo, bastaría que se moviera el sol, que lo hace de continuo, para dar
diverso aspecto a las cosas… Hay que pintar deprisa, porque
¡cuánto se pierde, fugaz, que no vuelve a encontrarse!”

Sorolla
Un viaje al color del mar a través de los ojos de Joaquín Sorolla.
Nadadores, Javea. 1904. Joaquin Sorolla.

Después de intensas jornadas de observación del agua, Sorolla levanta la mirada del mar para abordar el paisaje global que le rodea.

Comienza a observarlo a diferentes horas del día: amanecer, atardecer y anochecer. Observa como la luz calienta o enfría el paisaje, acentuando o atenuando las sombras. La relación entre Sorolla y el mar se estrecha.

Joaquín Sorolla vive con intensidad esta etapa, a pesar de las largas jornadas expuesto al sol y al calor. Para él pintar al aire libre era “pintar al sol”.

Yo lo que quisiera es no emocionarme tanto, porque después de unas horas como hoy, me siento deshecho, agotado, no puedo con tanto placer, no lo resisto como antes, es que la pintura cuando se siente es superior a todo; he dicho mal, es el natural lo que es hermoso.

carta de Sorolla a Clotilde 1918

Llega un momento que Sorolla abandona las playas mediterráneas, cambiándolas por las costas del norte. En ellas descubre otro tipo de luz, sometida a cambios atmosféricos muy rápidos. La luz es más suave y matizada.

La costa Cantábrica y del Monte Ulía en San Sebastián, le permiten investigar el constante cambio en las tonalidades del mar en relación al cielo y la tierra. De los grises del mar tormentoso al verde esmeralda o los cobaltos, pasando por los reflejos y brillos de la tierra cuando la superficie del mar en calma lo permite.

Un viaje al color del mar a través de los ojos de Joaquín Sorolla.
La playa de San Sebastián. 1902. Sorolla

Sorolla se maravilla ante la luz y el natural. Pero sobre todo con el hecho de poder convertirla en pintura. Toda su vida ha luchado con la escasez de colores, con unos pigmentos que no hacían justicia al esplendor de la luz.

En el SXVIII, con el desarrollo de la industria química, los pintores tienen acceso a nuevos colores sintéticos, imposibles de alcanzar con los pigmentos naturales. La generación de Sorolla ya no está obligada a preparar sus propios colores. Un pequeño invento, como es el tubo blando de metal para envasar los colores, permitió poder transportar los colores fuera del taller.

A través de los años, Sorolla ha ido atesorando conocimientos sobre la luz en diferentes fechas y épocas. Sus obras se convierten en una pura síntesis de color. El pintor nos muestra imágenes de gran sencillez donde, los colores, son los verdaderos protagonistas.

Un viaje al color del mar a través de los ojos de Joaquín Sorolla.
Rompeolas, San Sebastián. 1918. Sorolla

El Sorolla de estas obras está muy lejos del joven artista de esa primera Marina clásica del puerto de Valencia que os mostraba al comienzo de este artículo.

A lo largo de su etapa artística, Sorolla ha pasado junto al Impresionismo, el Puntillismo, el Fauvismo, el Cubismo, y aunque él no ha querido nunca sumarse a esas corrientes que le alejarían del natural, ya no ve la naturaleza como antes, y tampoco la pintura.

En la época en que vivió Sorolla, la ciencia realizó grandes avances en el conocimiento de la misteriosa naturaleza de la luz. Mientras el uso de la iluminación artificial se extendía, también se aprovechaba la luz natural en las casas. Si algo vio claro Sorolla fue que la vida de un cuadro dependía, en gran medida, de la animación que se consiguiera a través del uso de la luz.

Casi todas estas obras podréis visitarlas en El Museo Sorolla. Animaros a visitarlo!

El museo abrió siendo director Joaquín Sorolla y García, hijo del pintor. En aquellos primeros años la labor de Joaquín Sorolla García fue conservar la casa museo tal y como él la había conocido como habitante de la misma y llevar a cabo las primeras labores museográficas de la institución.

Sin embargo, la Guerra Civil obligó a cerrar el Museo y desmontar las salas, quedando las obras almacenadas. El Patronato quedó suspendido por un Decreto de 1936. Tras la Guerra Civil, se reabrió el museo en 1941.

Posteriormente, Joaquín Sorolla García, reanudó sus trabajos y montó nuevamente las salas. Además, tras una reforma arquitectónica, abrió al público los espacios de la primera planta, que en vida de Sorolla estuvieron ocupados por los dormitorios de la familia.

Taller de Joaquín Sorolla, una de las salas del Museo Sorolla.

Sorolla tuvo diversos estudios y domicilios en distintos lugares de la ciudad de Madrid, hasta que en 1911 construyó su casa. Una de sus principales aspiraciones era la de unir la zona de trabajo con la zona de vivienda para poder estar cerca de su familia en todo momento, y también tener un jardín por razones tanto ambientales como estéticas.

Si os ha gustado este artículo, os animo a compartirlo. Gracias por colaborar!

Suscríbete a ARTEyALGOmás para no perderte ninguno de nuestros artículos.

Disfruta del ARTE!❤

Me llamo Yolanda. Soy Licenciada en Historia Contemporánea y en ocasiones trabajo en el sector de los Museos como Auxiliar de sala e Informadora. Pienso que el aprendizaje continuo es una virtud que debemos conservar y compartir. Si te atrae el arte, ARTEyalgomas.com es tu canal. Bienvenid@!

5 Comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: