We can do it! La historia de la ilustración símbolo feminista.
arte,  ilustración,  Tal día como hoy...

We can do it! La historia de la ilustración símbolo feminista.

Listen to this article

El cartel de We can do it!, que, seguramente todos conoceréis, con esa mujer con el pelo recogido, mirada directa, camisa remangada y brazo flexionado en posición de fuerza, es, hoy en día, el símbolo de la lucha feminista por la igualdad, mas extendido.

Hoy, 8 de marzo, nos sumamos, desde el arte, a la lucha por la igualdad.

We can do it! La historia de la ilustración símbolo feminista.

Sus orígenes, sin embargo, están en la Segunda Guerra Mundial.

La imagen de Rosie y cartel del We can do it! fueron recuperados en los años 80 para promover el feminismo. Pretende simbolizar el empoderamiento de la mujer y la lucha por la causa de la igualdad de género.
El poster de Rosie la Remachadora apareció por primera vez en 1943. Fue diseñado por el creativo J. Howard Miller para la compañía Westinghouse Electric con el objetivo de levantar la moral de los trabajadores.

A lo largo de los años son muchas las versiones que se han realizado sobre el mismo.

El concepto de «Rosie la Remachadora» apareció por primera vez en 1942 en una canción que describía a nuestra protagonista como una incansable mujer trabajadora que hacia un gran esfuerzo por ayudar a su patria durante la guerra.

La misión de este cartel publicitario era animar a las mujeres a contribuir trabajando en las fábricas de armamento y suministros.

Las Rosies reales representan a las mujeres del país americano, que trabajaban en fábricas durante la Segunda Guerra Mundial, muchas de ellas produciendo municiones y suministros bélicos. Estas mujeres aceptaban empleos totalmente nuevos, reemplazando a los hombres que estaban combatiendo.

Pero el cartel se inspiró, no solo en la canción, sino en la portada de una revista de gran tirada: El Saturday Evening Post.

Normal Rockwell, el ilustrador, fotógrafo y pintor estadounidense, trabajaba para dicha publicación.

Su carrera quedó inmortalizada, para siempre, por su trabajado como ilustrador oficial del Saturday Evening Post, una revista de actualidad y sociedad.

Normal Rockwell firmó su primera portada en  1916 y la última en 1963. Sus portadas, anuncios, folletos, tarjetas, ilustraciones y demás publicidad han sido repetidas e imitadas hasta la saciedad, símbolo del típico ilustrador virtuoso norteamericano: hizo publicidad para McDonald’s o Coca-cola, cereales, chicles, neumáticos y un sin fin de productos más.

En torno a los años treinta y cuarenta, plasmó con exactitud el clima típicamente hollywoodiense del momento.  El resto de su obra, en estos veinte años, oscila entre la plasmación de la sociedad norteamericana de entonces y sus convenciones sociales.

Durante estos años, Rockwell también profundizó en un tipo de representaciones que cada vez ganaron mayor significación en su obra global, como los dedicados a la crítica social o a ensalzar ciertos valores o virtudes del pueblo norteamericano y de la raza humana en general.

We can do it! La historia de la ilustración símbolo feminista.
Serie las 4 libertades: Libertad de expresión. Normal Rockwell.


El 29 de mayo de 1943, Norman Rockwell pintó la primera Rosie la Remachadora.

En la portada se veía a una chica bien fuerte, en mono de trabajo, sentada durante su descanso, comiendo un sandwich con la remachadora sobre las piernas, el nombre «Rosie» escrito en su fiambrera y los pies descansando sobre el Mein Kampf, el manifiesto autobiográfico de Hitler.

We can do it! La historia de la ilustración símbolo feminista.
Portada con la imagen original de Rosie la Remachadora.

Esta exitosa imagen, de un carácter crítico, sirvió de modelo para otras, entre ellas la mas famosa de Howard Miller, » We can do it!, ¡Podemos hacerlo!».

Su conversión en icono feminista, sin embargo, no está exenta de polémica.

Se ha criticado que el icono de Rosie hace referencias belicistas, debido a que se creó para el conflicto de la Segunda Guerra Mundial. También por ensalzar un trabajo femenino que era remunerado en un 50% menos que el masculino. Otras voces critican que la imagen deja fuera feminismos diferentes al de las mujeres blancas. Hay que recordar que en los momentos que se produjo el cartel, la segregación contra la población negra era una practica habitual.

Todo un icono que tuvo una modelo de carne y hueso. Howard Miller se inspiró en la imagen de Geraldine Hoff Doyle, una trabajadora de 17 años fotografiada en 1941 por la agencia UPI en la fábrica donde estuvo trabajando.

Una de las reproducciones originales del cartel se encuentra en el Museo Nacional de Historia Americana de Washington.

Si te ha gustado el artículo, compartelo!!

Suscríbete a ARTEyALGOmás si te gusta el arte y quieres descubrirlo.

Disfruta del Arte!

Me llamo Yolanda. Soy Licenciada en Historia Contemporánea y en ocasiones trabajo en el sector de los Museos como Auxiliar de sala e Informadora. Pienso que el aprendizaje continuo es una virtud que debemos conservar y compartir. Si te atrae el arte, ARTEyalgomas.com es tu canal. Bienvenid@!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: