La Pintura flamenca que encumbró el paisaje y el retrato.
Actividades y Talleres.,  arte,  Historia del Arte,  News. Lo más actual.,  pintura

La Pintura flamenca que encumbró el paisaje y el retrato.

Listen to this article

Como todos los inicios de temporada educativa y comenzando con la temporada de la nueva programación de museos y galerías, la academia de arte Clases de historia del arte Madrid presenciales y online presenta, también, su programación para aquellas personas que estáis interesadas en aprender un poco más de arte, ya sea de una forma profesional o, simplemente, lúdica.

Este año uno de los cursos que presentan es el dedicado a la Pintura flamenca del S XVI. Por ello, vamos a dedicar este artículo a poneros en contexto sobre esta época.

La Pintura flamenca que encumbró el paisaje y el retrato.
Virgen del Canciller Rolin de Jan van Eyck

El término Primitivos flamencos puede dar a entender que se trata de un arte que no ha alcanzado su máxima plenitud, que es torpe o ingenuo. Este término surge porque el tipo de pintura que hacen sus artistas no tiene precedentes dentro del estilo de pintura figurativa, que hasta ahora, había sido, sólo, destacable, en el campo de la miniatura.

Pero, terminología a parte, cuando nace esta escuela, la pintura de los Países Bajos ya tiene una larga historia de grandes obras desarrolladas durante el periodo Románico y Gótico.

Además, formaba parte del ducado de Borgoña, cuyos gobernantes habían sido los grandes mecenas del arte gótico.

Por otro lado, París, debido a la Guerra de los Cien años, había dejado de ser la capital artística por excelencia y los artistas tendían a marcharse a las capitales más comerciales donde los burgueses financiaban la producción de arte.

La Pintura flamenca que encumbró el paisaje y el retrato.
Robert Campin, pintor flamenco. La trinidad

Por ello, no es difícil que nos encontremos con Robert Campin viviendo en la ciudad belga de Tournai y a Hubert Van Eyck y su hermano Jan Van Eyck, en Gante.

Ambos fueron los dos artistas que revolucionaron la pintura, hasta ahora conocida, usando gran variedad de colores y efectos tan icónicos como las veladuras.

La Natividad de Robert Campin, actualmente en el Museo de Bellas Artes de Dijon, está considerada como una de sus obras maestras y básica para entender su estilo. Perfeccionó el uso del óleo, obteniendo un colorido de gran brillantez y efectos con las veladuras. Su estilo es sobrio, basado en imágenes cotidianas. Renueva la iconográfica en los temas sacros, que suele representar, incluso, en ambientes domésticos. Su realismo tendrá una gran influencia en artistas posteriores.

A fines del S XIV y durante el siglo XV, se comenzó a generalizar el uso del óleo ya que permitía un secado más lento de la pintura, correcciones en la ejecución y conservación del color. Durante la Edad Media el uso del óleo era minoritario, ya que en esa época predominaba la pintura al temple o al fresco. Fueron los pintores de Flandes los primeros en usar el óleo de forma habitual.

La Pintura flamenca que encumbró el paisaje y el retrato.
Detalle de la Adoración del Cordero Místico, pintado 1432. Jan Van Eyck. Esta obra es fruto de la colaboración de Hubert con su hermano Jan van Eyck. Forma parte del Políptico de Gante y representa una ilustración de la vivencia de la religión en la sociedad de la época

En el cambio del S XV al S XVI los artistas comenzaron a recibir la influencia del Renacimiento italiano, pero, muchos artistas siguieron siendo fieles a su propia tradición del gusto por el detalle y el realismo.

Los primeros maestros de la pintura flamenca partieron del gótico tardío, que se caracterizó por el detallismo de las miniaturas. Su evolución, que puede considerarse como prerrenacentista, continuó a lo largo de los siglos XV y XVI con cierta independencia del Renacimiento italiano aunque terminaron notando su influencia.

La escuela flamenca de estos primeros siglos conserva rasgos del estilo gótico y el uso de la tabla en lugar del lienzo. A nivel temático siguen con temas religiosos y espirituales.

Son detallistas y esto les llevó a interesarse por la investigación de la perspectiva y a perfeccionar la técnica del retrato y el paisaje como nuevos temas pictóricos.

Descubren, al tiempo que los italianos, la perspectiva lineal y la aérea. Durante el S XV, los pintores flamencos y alemanes ya habían utilizado, a modo de experimento, sistemas y métodos empíricos de perspectiva.

La Pintura flamenca que encumbró el paisaje y el retrato.
Jan Van Eyck utilizó un espejo convexo en su obra El matrimonio Arnolfini para representar a modo de gran angular el espacio, para abarcar un espacio más amplio.

El Triunfo de la Muerte de Brueghel el viejo. En esta obra, el artista utiliza la perspectiva caballera. Se trata de una obra de carácter moral que narra el triunfo de la muerte sobre las cosas mundanas.

En cuanto a la temática, sigue predominando el tema religioso, pero ya existen artistas, como El Bosco o Brueghel el viejo, que pintan obras de carácter ejemplarizante, basadas en creencias populares y utilizando una serie de elementos fantásticos y haciendo uso de una desbordante imaginación y fantasía.

El Bosco puso su vena satírica e imaginativa al servicio de un discurso moral basado en la tradicional doctrina de la Iglesia católica. Temas como el pecado, la locura del hombre y la fugacidad de la vida eran normales en su obra.

Eran paisajes estereotipados, basados en formas estudiadas, ya que la pintura se realizaba en estudio, no al natural. Se colocaban personajes, pero éstos, nunca robaban el protagonismo al paisaje.

Patinir, pintor flamenco continuador de la escuela renacentista de Amberes, está considerado como el precursor del paisajismo como género independiente.

Paisaje montañoso con san Jerónimo penitente. Patinir. Se trata de una obra temprana y la más primitiva de las obras conservadas, pero el mejor ejemplo de lo que comentamos en el párrafo anterior.

Flandes fue una de las regiones en llevar adelante el género del Retrato con tintes psicológicos. El retrato flamenco colocará al personaje ligeramente girado sobre un fondo vacío de otros elementos, dando protagonismo absoluto a la figura. Será de medio cuerpo, incluyendo el rostro y las manos, en las que se coloca algún símbolo.

Retrato de Felipe el Bueno de Rogier van der Weyden.

Desde principios del siglo XVI, el renacimiento italiano comenzó a ejercer su influencia en los pintores flamencos. El resultado fue muy diferente de la típica pintura renacentista italiana. El artista más destacado fue Pieter Brueghel el Viejo, Quinten Massys, Patinir y Antonio Moro.

Brueghel destacó, sobre todo, por pintar obras de escenas familiares y populares, escenas de género, pobladas por campesinos y clases populares, pero siempre con una intención moralizante, representando los defectos del ser humano.

La parábola de los ciegos. Pieter Brueghel el Viejo. Esta obra se basa en un dicho que aparece los Evangelios, concretamente, en Mateo 15, versículo 14, que dice «Dejadlos: son ciegos que guían a ciegos. Y si un ciego guía a otro ciego, los dos caerán en el hoyo». En la obra vemos como un grupo de personas ciegas son conducidas por otro ciego y, finalmente, todos caen en el agujero.

 

Si quieres descubrir más sobre esta escuela tienes Clases de historia del arte Madrid presenciales y Clases de historia del arte Madrid online

Si te gusta el arte y sus curiosidades, no olvides suscribirte a ArteyAlgomás para explorar este mundo tan apasionante.

Clases de historia del arte Madrid presenciales y online: Pintura Flamenca del Siglo XVI. referencia redactor: https://claseshistoriadelarte.com/temas-y-horas/

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%d