El Arte y la literatura convergen en una obra épica.
arte,  Cine,  ilustración,  Libros,  News. Lo más actual.

El Arte y la literatura convergen en una obra épica.

Listen to this article

John Ronald Reuel Tolkien, más conocido como J. R. R. Tolkien fue un intelectual versátil que se desarrolló como escritor, filólogo, poeta y profesor universitario.

Pero sí es conocido, por todo el mundo, es por ser el autor de las novelas clásicas de fantasía heroica El hobbit, El Silmarillion y El Señor de los Anillos.

El Señor de los Anillos es una de las obras más influyentes de la historia de la literatura fantástica de todas las épocas. Una obra que constituye un alarde de auténtico arte narrativo que crea un universo secundario creíble.

La Ilustración, considerada el arte de crear imágenes que acompañan al texto, ha hecho de esta obra literaria, una obra de arte del campo de la ilustración, ya que Tolkien era el ilustrador de sus propios libros, faceta desarrollada desde niño ya que siempre había disfrutado mucho dibujando.

Los universos que creó Tolkien, habitados por criaturas fantásticas y paisajes de ensueño, siguen fascinando a todas las generaciones. Ponen de manifiesto la sensibilidad que tenía el autor británico. La obra de Tolkien sigue siendo uno de los fenómenos literarios más importantes que ha dado lugar al desarrollo de multitud de productos del Señor de los Anillos buscados por los coleccionistas.

La fantasía es, como muchas otras cosas, un derecho legítimo de todo ser humano, pues a través de ella se halla una completa libertad y satisfacción.

Tolkien
El Arte y la literatura convergen en una obra épica. El Señor de los Anillos
Ilustraciones de Tolkien

Tolkien nace en Sudáfrica pero con tres años se instala en Inglaterra con su madre y hermana. Su madre era profundamente religiosa y al morir, cuando el joven contaba doce años, un sacerdote católico del oratorio de Birmingham será su tutor.

El Oratorio estaba casi bajo la sombra de las torres de Perrott’s Folly y Edgbaston Waterworks, que inspirarían las imágenes de las torres oscuras de Orthanc y Minas Morgul de El Señor de los Anillos. Otra influencia importante que recibió en esta etapa fueron las pinturas románticas medievalistas de Edward Burne-Jones y la hermandad prerrafaelita.

La imaginación y talento artístico de Tolkien estaban en su máximo apogeo durante su época de estudiante y pintaba en sus cuadernos de escolar. Gran parte de estos dibujos los agrupó en una libreta que llamó “Primeras Ishnesses” y que estaba formada por una serie de ilustraciones abstractas y simbólicas.

Árbol de Amalión. Tolkien siempre sintió pasión por ilustrar la grandeza de las montañas. Pero, por encima, estaba su adoración hacia los árboles que dibujó en muchas ocasiones.

También sentía un inmenso interés por la filología y la cultura nórdica en general. Y la botánica por la influencia de su madre, quien lo educó mientras cuidaba sus plantas.

Tolkien dibujaba mucho. No solo para ambientar su obra literaria. También realizaba muchas ilustraciones para sus hijos, por ejemplo, para felicitarles la Navidad.

En 1911, mientras estaba en el colegio King Edward de Birmingham, Tolkien formó una sociedad secreta junto a sus tres amigos. La sociedad llamada Club de Té Sociedad Barroviana, conocida como la T.C., B.S., aludían a la sala de té Barrow’s Stores, donde los jóvenes se reunían al salir de la escuela.

Más allá de las reuniones íntimas que versaban sobre literatura, estudios y juegos, fluía un propósito mayor y es que los jóvenes pensaban que «a través del arte, los cuatro tendrían que dejar el mundo mejor de lo que lo encontraron».

(Garth, John (2005). Tolkien and the Great War. The Threshold of Middle-earth.p. 105. ISBN 978-0618574810.)

Con 19 años, el joven Tolkien viaja a Suiza con otros doce compañeros en el verano de 1911. Años más tarde recordaría que esta experiencia en los Alpes le había servido de inspiración para relatar la travesía de Bilbo a través de las Montañas Nubladas en ‘El Hobbit‘.

El Arte y la literatura convergen en una obra épica. El Señor de los Anillos
Ilustración de Tolkien

Después de su graduación, Tolkien se unió al ejercito. Su vida cambió cuando estalló en 1914 la Primera Guerra Mundial en la que sirvió como oficial de comunicaciones. Tras caer enfermo en el frente es trasladado a Inglaterra. Fue durante su convalecencia cuando comenzó a dar forma a las historias y leyendas de los Días Antiguos de la Tierra Media, un conjunto al que llamó ‘El libro de los cuentos perdidos‘.

Tras la guerra, entró como profesor no titular de Lengua Inglesa, en la Universidad de Leeds, mientras que dedicaba su tiempo libre a la familia y al desarrollo de su obra literaria. Tolkien y Edith tenían cuatro hijos y sería para ellos que Tolkien escribió el cuento infantil titulado El Hobbit, que no fue publicado hasta 1937, convirtiéndose en todo un éxito.

El escritor siguió trabajando en el desarrollo de un conjunto de historias y leyendas que incluyó en su legendarium o término que él mismo utilizaba para referirse a toda la mitología que había creado. El profesor siempre se había lamentado que Inglaterra no poseyera una mitología propia como la de los países mediterráneos, especialmente Grecia.

Dicha creación acabaría convirtiéndose, años después, en El Silmarillion, obra en la que, tomando como referencia la mitología nórdica y el poema épico anglosajón Beowulf, creó todo un mundo paralelo y una geografía de la llamada Tierra Media. Dicho término no fue inventado por Tolkien, ya que existía en el inglés antiguo y alude a lo que los griegos llamaban «el lugar donde habita el hombre».

El Arte y la literatura convergen en una obra épica. El Señor de los Anillos
Tolkien en su faceta de ilustrador.

El escritor siempre dijo que la geografía de la Tierra Media fue pensada para corresponder con nuestra Tierra. Actualmente, algunos especialistas en la obra de Tolkien especulan que proyectando el mapa de la Tierra Media sobre el mapa de la Tierra podemos conocer la ubicación de la Comarca en Inglaterra, Gondor en Italia y Grecia y Mordor en la áridas regiones de Turquía y Oriente Medio.

El Arte y la literatura convergen en una obra épica. El Señor de los Anillos
Rivendell es un lugar ficticio del legendarium  que aparece en las novelas El hobbit y El Señor de los Anillos. Ilustración by Tolkien

Tras la publicación de El Hobbit en 1937 y debido a su éxito, la editorial le pidió que escribiera una secuela sobre los hobbits. Aunque Tolkien no se encontraba especialmente inspirado comenzó la que es su obra más famosa, El señor de los Anillos.

Tardó 12 años en escribir esta obra que fue publicada en tres entregas por motivos editoriales, aunque Tolkien la había concebido como una sola historia.

La intención original de Tolkien al empezar a escribir El Señor de los Anillos era que fuera un cuento para niños, pero al recordar el anillo encontrado por Bilbo Bolsón, decidió centrar la historia en torno a él y su devenir, convirtiendo la obra en un relato más oscuro y dirigido a un público más maduro.

«Tres Anillos para los Reyes Elfos bajo el cielo.
Siete para los Señores Enanos en casas de piedra
.
Nueve para los Hombres Mortales condenados a morir.
Uno para el Señor Oscuro, sobre el trono oscuro
en la Tierra de Mordor donde se extienden las Sombras.
Un Anillo para gobernarlos a todos. Un Anillo para encontrarlos,
un Anillo para atraerlos a todos y atarlos en las tinieblas
en la Tierra de Mordor donde se extienden las Sombras».

Tolkien. El señor de los anillos.

El Señor de los Anillos resulta, ante todo, un compendio de influencias e intereses personales de su autor, como la filosofía, religión, su pasión por los cuentos de hadas, la mitología y los efectos de la Primera Guerra Mundial.

Muchos ilustradores han ilustrado sus obras en versiones reeditadas de sus libros, pero Tolkien ilustró su propia galería para apoyar el relato de sus obras. Ilustración by Tolkien

Tolkien describió la obra como un trabajo fundamentalmente religioso y católico, de manera inconsciente al principio, pero de forma consciente durante la revisión.​ Hay muchos temas teológicos como la batalla del bien contra el mal, el triunfo de la humildad sobre el orgullo y la intervención de la gracia divina. La novela incluye también temas en los que se incorporan la muerte y la inmortalidad, la misericordia y la piedad. Sin embargo, el propio autor afirmó que durante la revisión de la obra eliminó toda referencia a la religión, ya que quería que los elementos religiosos quedaran absorbidos en la historia y el simbolismo.

Varios de sus personajes están inspirados en personajes históricos cristianos, como Galadriel por la Virgen María, los Eorlingas como caballeros cruzados católicos de la Edad Media, o Aragorn asociado a la figura de Cristo como elegido para acabar con el maligno Sauron que representa a Lucifer. A su vez Gandalf también es identificado con el misionerio anglosajón San Bonifacio defendiendo la civilización frente a los bárbaros del Este. (Carpenter, Humphrey (1993). Cartas de J.R.R. Tolkien. Minotauro. p. 473. ISBN 8445071211.) 

Ilustración de Georg von Roses, pintor sueco conocido por sus obras temáticas de la historia de Suecia y la mitología nórdica. Esta obra, fechada en 1886, fue una de las principales inspiraciones de Tolkien para crear el personaje del mago Gandalf.

Los temas religiosos no cristianos también tienen fuertes influencias en la Tierra Media, siendo las mitologías del norte de Europa las influencias más conocidas. Sus enanos están basados en aquellos que aparecen en la mitología nórdica y muchos personajes recibieron nombres de ella misma.

Robert Wilhelm Ekman fue un importante maestro y pintor de retratos románticos finlandeses en la época Romántica. Väinämöinen o Väino es un personaje mitológico finlandés descrito como un hombre anciano y sabio con una voz portentosa y mágica, protagonista de la leyenda de Vainamonen el eterno cantor. La explicación mitológica del origen del mundo y la raza humana en esta leyenda fue otra de las principales fuentes que Tolkien utilizó para crear su obra.

A su habilidad con las palabras, Tolkien desarrolló su pasión por la ilustración a través de imágenes que utilizó para representar los mundos y las criaturas que habitaban sus tierras y universos. Cuando se publicó la obra original, solo incluyó dos.

El resto de las ilustraciones habían aparecido a través de otras publicaciones del escritor y en 2018 y 2019 formaron parte de una exposición celebrada en Oxford, Nueva York y París. En 2004, sus ilustraciones formaron parte de una colección de sellos que se editó para celebrar el cincuenta aniversario de La Comunidad del Anillo y Las dos Torres.

Con motivo del sesenta aniversario se publicó la colección de arte completa de La Trilogía del Anillo, El arte del Señor de los Anillos, que es un compendio de las ilustraciones originales de Tolkien diseñadas especialmente para la novela, con bocetos y versiones alternativas, muchos de ellos nunca antes publicados. También existe un amplio y variado catalogo de enciclopedias del señor de los anillos y cuadernos de viaje ilustrados.

Los artistas visuales John Howe o Alan Lee son dos de los artistas más célebres y reputados dentro del universo Tolkien cuyo estilo ha marcado las posteriores reediciones de la obra de Tolkien.

Camino a Rivendel. Alan lee ilustración para El Hobbit

Creo que lo que llaman cuentos de hadas es una de las formas más grandes que ha dado la literatura, asociada erróneamente con la niñez

Tolkien

Si te gusta el arte y sus curiosidades, no olvides suscribirte a ArteyAlgomás para no perderte nuestros artículos.

Me llamo Yolanda. Soy Licenciada en Historia Contemporánea y en ocasiones trabajo en el sector de los Museos como Auxiliar de sala e Informadora. Pienso que el aprendizaje continuo es una virtud que debemos conservar y compartir. Si te atrae el arte, ARTEyalgomas.com es tu canal. Bienvenid@!

Sin comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: