Exposiciones: como vemos y sentimos una exposición de arte.
arte,  Exposiciones,  museos,  News. Lo más actual.

Exposiciones: como vemos y sentimos una exposición de arte.

Listen to this article

¿El arte es una necesidad o un lujo?. ¿Es una necesidad intrínseca del ser humano o es simplemente una forma de
adornar la vida?
El arte es algo que pertenece y proviene de la esencia misma del hombre. Desde sus inicios, el hombre, se ha visto obligado, por su propio ser interior, a expresar y representar «algo», inspirado en lo que le rodea o lo acaecido en un momento concreto de su historia. Las exposiciones de arte son un medio de comunicación que relaciona al visitante con lo expuesto.

Y así lo entiende Artur Ramon Art , galería de arte y referente del sector en la ciudad de Barcelona, con un largo historial de exposiciones de arte que aúnan el espíritu de los antiguos anticuarios con las tendencias expositivas contemporáneas más modernas, para encontrar y trasmitir la belleza del arte a todos.

Y exponer las creaciones es una tendencia innata del ser humano. A todo artista le gusta enseñar lo que hace y lo que intenta expresar, así como compartir con el resto sus emociones. Hegel sostenía que «El arte es una forma particular bajo la cual el espíritu se manifiesta» y cuando visitamos una exposición, en cierta manera, unimos nuestro espíritu al del artista. Los museos y galerías de arte son los medios utilizados por los artistas para exponer su arte.

«La belleza perece en la vida, pero es inmortal en el arte»

Leonardo Da Vinci
Exposiciones: como vemos y sentimos una exposición de arte.
FICCIONES
Josep Santilari. Naturaleza muerta ( Exposición FICCIONES: Josep y Pere Santilari y la naturaleza muerta del Siglo de Oro). Imagen cedida por la Galeria Artur Ramon Art

Una exposición se puede parecer a una novela, a una obra de teatro o incluso a una película, debido al guion con el que esté planteada. Las definiciones son múltiples y las técnicas expositivas cambian rápidamente por la versatilidad de los materiales utilizados. Las variaciones pueden ser enormes dependiendo del espacio en el que se hagan.

A finales de XVI se construyó la Tribuna de los Uffizi en Florencia, la sala octogonal dentro de la galería, para presentar las mejores obras de la colección Médici. Este modelo fue imitado posteriormente, en un momento en el que el arte quedaba relegado a unos pocos, los más ricos.

En el siglo XVII las familias ricas organizaban sus obras de arte y curiosidades para enseñarlas a otras familias amigas. En las casas particulares se crearon los llamados Cuartos de maravillas o Gabinetes de curiosidades en los que se acumulan los objetos más importantes.

Ejemplo de Cuarto de Maravillas, sobre el estudio del craneo

Las primeras colecciones que se exhiben en galerías y museos proceden, normalmente, de estos ricos propietarios, que las ceden a los grandes espacios. En el siglo XVIII estas colecciones comienzan a organizarse para mostrarlas al público, concentrándolas en algún palacio para su exposición.

Estas primeras muestras de arte colectivo se colocaban sin orden científico o museográfico, mezclando toda clase de objetos. Los cuadros y objetos, simplemente, cubrían las paredes.

Ante la presencia masiva del público a estas exposiciones, algunas instituciones comienzan a adquirir obras de arte y objetos. Era una época con mucha dificultad para viajar y el público sentía fascinación por conocer objetos de culturas a las que no podía visitar. A finales del XVIII comienza la ordenación cronológica de las piezas.

Desde comienzos del XIX se exhiben las pinturas en edificios concretos para tal fin. En 1851 se realiza en Londres la Gran Exposición en el Palacio de Cristal, edificio creado para tal fin y que tendría una enorme influencia en la arquitectura posterior.

Exposiciones: como vemos y sentimos una exposición de arte.
Cuando yo era pájaro de Laura Lio. Imagen cedida por la Galería Artur Ramon Art

Los comienzos del siglo XX traen consigo un cambio radical en la manera de exponer, influida por los movimientos de vanguardia. Los edificios dedicados a este fin toman protagonismo y se consideran como un conjunto con el objeto expuesto. Así el espacio de la galería o museo se considera un un elemento más del arte. Los espacios vacíos entre las obras marcaran los itinerarios de los visitantes y facilitaran la compresión de las exposiciones.

Será a partir de los años 20, con la escuela de diseño Bauhaus, de Alemania y a partir de los 30, con el Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMA), cuando surge la idea de configurar un entorno despejado y minimalista, modificado con paneles modulares, para exponer las obras de arte.

Las exposiciones se conciben como una experiencia global, entre la obra expuesta y el entorno que la acoge y que ha de modificarse para que el visitante aprecie mejor la idea que se quiere transmitir.

Exposiciones: como vemos y sentimos una exposición de arte.
El enigma de la mirada. (Imagen cedida por la Galeria Artur Ramon Art). Una exposición basada en el arte del retrato y la mirada que transmite, no solo las expectativas de su tiempo si no una experiencia de la naturaleza más profunda del ser humano.

A partir de esta concepción global de la exposición, todo influirá en su montaje. Desde las técnicas teatrales, la concepción del espacio y la iluminación.

Hoy en día, se utilizan cinco tipos de enfoques en el diseño y producción de exposiciones. Unas se plantean como exhibición de objetos; otras como medio para difundir ideas; las hay que se basan en plantear actividades para el visitante y las que le transportan al contexto exacto, temporal o geográfico, de la exposición. Y por último, están las hibridas.

En los museos solemos ver el enfoque expositivo ya que la exposición de arte se basa en exponer al público objetos acompañados de textos. En este caso, la exposición y colocación de los objetos en las mejores condiciones de visibilidad, es lo principal. La visibilidad del objeto expuesto es la principal experiencia del visitante.

El curador o comisario de la exposición controla la selección de objetos expuestos. En los museos de arte se tiende a creer que el arte habla por si mismo y el objeto expuesto propone a cada visitante individual una experiencia única. Cada objeto es protagonista absoluto y único del espacio que ocupa.

Exposiciones: como vemos y sentimos una exposición de arte.

Pieza de cerámica de Gustavo Pérez. Imagen cedida por la galería Artur Ramon Art. Exposición «Reencuentro» de Gustavo Pérez.

Los museos de historia facilitan una exposición basada en la difusión de ideas. Son exposiciones basadas en un tema central en las que se pretende difundir ideas, descubrimientos, información en general. Intentan transmitir ideas y conocimientos al visitante a través de textos, audio o imágenes y el objeto expuesto se expone en base a esos mensajes.

Exposiciones: como vemos y sentimos una exposición de arte.
Retrato presentado en la exposición El enigma de la mirada en la galería Artur Ramon Art.

Actualmente es muy común ver exposiciones que son plataformas activas para los visitantes. El objeto y el mensaje no tienen un papel protagonista, si no la actividad que se propone al mismo. Son exposiciones que condicionan el comportamiento del visitante en base a la actividad propuesta. El fin de la muestra es proporcionar al visitante un ambiente en el que pueda tocar, moverse y participar.

Aquellos museos y centros que organizan actividades para un público joven son los mas indicados para este tipo de exposición, ya que están diseñadas para que el público responda activamente.

Existen museos, galerías y centros de arte que trabajan sus exposiciones desde un punto de vista contextual, es decir, aquel en el que la muestra crea el ambiente de la época o sensación que quiere evocar. En general las exposiciones de los museos construyen dentro de sus salas espacios inmersivos que trasportan al visitante al tiempo de lo expuesto. Actúan como máquinas del tiempo que nos permiten, en mayor o menor medida, sentir el espíritu de la época.

Exposiciones: como vemos y sentimos una exposición de arte.
Imagen cedida por Artur Ramon Art. Antiques & Arts

Lo más habitual por parte de los museos y salas de arte es utilizar Modelos híbridos de exposición. En estos casos se incorporan varios. Hoy en día, es normal ver, cuando acudimos a una exposición salas con un fin exclusivamente expositivo, otras que persiguen el fin de introducirnos en el ambiente de lo expuesto, algunas que nos plantearan actividades sobre lo expuesto y aquellas que nos transportarán definitivamente a otro tiempo y espacio.

¡El éxito de un museo no se mide por el número de objetos que expone, sino por el número de visitantes a los que ha enseñado alguna cosa!

G.H Rivière decía:

A partir de ahora, cuando visites alguna exposición fíjate en todo lo que te rodea, no solo en el objeto expuesto. Tu experiencia será más satisfactoria y enriquecedora.

Si te ha gustado el artículo, compártelo!! Gracias.

Suscríbete a ArteyAlgomás y viraliza el ARTE. #viralizaArte.


Me llamo Yolanda. Soy Licenciada en Historia Contemporánea y en ocasiones trabajo en el sector de los Museos como Auxiliar de sala e Informadora. Pienso que el aprendizaje continuo es una virtud que debemos conservar y compartir. Si te atrae el arte, ARTEyalgomas.com es tu canal. Bienvenid@!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: