fbpx
La Donna Velata de Rafael o el ideal de belleza clásico.

La Donna Velata de Rafael o el ideal de belleza clásico.

Listen to this article

Raffaello Sanzio nació el 6 de abril de 1483, tal día como hoy, hace unos cuantos años. También conocido como Rafael de Urbino o simplemente como Rafael, ese día nació uno de los grandes maestros del Renacimiento. La Donna Velata de Rafael representa el ideal de belleza femenino de esta época.

La Donna Velata de Rafael o el ideal de belleza clásico.
Detalle de La Donna Velata. 1515. Rafael.

Considerado un niño prodigio por su precoz habilidad, Rafael fue muy productivo, dirigiendo un taller, inusualmente, grande. A pesar de su temprana muerte a los 37 años, dejó una gran cantidad de obras. Su obra es admirada por su claridad de forma y facilidad de composición.

A los 25 años obtuvo su primer encargo oficial, la decoración de las Estancias Vaticanas, donde pintó algunos frescos como La escuela de Atenas, considerada una de sus obras cumbre. Junto con Miguel Ángel y Leonardo da Vinci forma el trío de los grandes maestros del período.

La escuela de Atenas.

A lo largo de su vida realizó varios retratos donde mostró una gran medida de gracia y armonía.

La relación de Rafael con Leonardo da Vinci en Florencia a principios del siglo XVI fue muy significativa. El modelo inspirador es la Gioconda, que por el efecto emocional de su mirada y sobre todo la integración entre la figura y el paisaje constituyó un modelo de reflexión para Rafael.



La trayectoria de Rafael se concreta en la adquisición de una pintura autónoma, libre, en la que busca el equilibrio perfecto existente entre el hombre y la naturaleza.

Rafael nunca se casó, aunque llegó a estar comprometido en matrimonio con María Bibbiena, sobrina del poderoso cardenal Bibbiena y familia de los Médicis. 

La Donna Velata de Rafael o el ideal de belleza clásico.
Autorretrato Rafael.

Pero en Roma, no era ningún secreto que el pintor tenía una amante. Se trataba de la joven hija de un panadero, Margherita Luti, apodada La Fornarina.

“Rafael era una persona muy enamoradiza y aficionada a las mujeres, siempre dispuesto a servirlas”, escribió Giorgio Vasari

Esta joven es la protagonista del retrato, La Donna Velata de Rafael.

La Donna Velata de Rafael o el ideal de belleza clásico.
Detalle La Donna Velata . Rafael

La obra muestra el gran dominio del color y de la luz que Rafael había obtenido, cuando solo contaba con treinta años. En este periodo, Rafael evita en los retratos, los fuertes contrastes cromáticos para profundizar en los medios tonos y en la sutileza de las gamas oscuras.

Uno de los hombros de La Donna Velata de Rafael, está situado más atrás, enfatizando la profundidad espacial y las modulaciones de luz y sombra.

La luz que cobra protagonismo se refleja en los tejidos de los personajes, iluminando y dando viveza a las composiciones. La pintura es dinámica y expresiva a la vez.

El ideal de belleza femenino y el equilibrio de una obra de arte clásico está resumido en esta obra.

El equilibrio compositivo se consigue por el enmarcado en un triángulo, de la figura. La serenidad y la armonía están plasmados en el rostro de la retratada.

La Donna Velata de Rafael o el ideal de belleza clásico.
Detalle del ropaje.

Por otro lado, juega con la luz, oponiendo el entorno oscuro que envuelve la figura con la luz que emana de ella, que de esta manera parece surgir más luminosa y diáfana y más rotunda en sus formas y volúmenes.

Esa luz brillante y nítida como sólo Rafael era capaz de captar. Y junto a todo ello, el dominio de Rafael en la definición de las texturas, del ropaje especialmente, que amplio en sus pliegues, contrasta con la delicadeza de la piel y del rostro, subrayando así aún más su finura y elegancia. 

El velo sobre el cabello, del cual proviene el nombre de esta obra de Rafael, indica que la mujer está casada, aunque su identidad exacta es desconocida.

Según Giorgio Vasari, la obra representa a Margherita Luti, conocida como La Fornarina, una mujer a la que Rafael amó durante toda su vida. Sin embargo, el exquisito manto y joyas parecen indicar más probablemente que fuera el encargo de un retrato de una joven noble.

Dos cuadros del pintor destacan sobre los demás en su incesante búsqueda del ideal de belleza femenina.  El que nos ocupa en este articulo, La Donna Velata y La Fornarina, pintado en un gesto de extremada sensualidad.

La Fornarina.

Rafael falleció a los 37 años en Roma, su ciudad de adopción. Se le han achacado varias causas a su muerte. La más anecdótica es que fue su legendaria fogosidad con las mujeres la que le llevó a la muerte por el esfuerzo y la fiebre. En realidad, Rafael pudo morir de malaria o por una intoxicación del plomo contenido en la pintura que empleaba.

Murió un Viernes Santo de 1520, un 6 de abril, justo el mismo día de su nacimiento en 1483.

Comparte este artículo para que el arte llegue a más personas.

Suscríbete a ARTEyALGOmás y disfruta del arte desde una nueva perspectiva. Gracias.

Disfruta del arte!

Anuncios

2 comentarios en “La Donna Velata de Rafael o el ideal de belleza clásico.”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto:

#FrenarLaCurva