Goya y el Museo del Prado. Fin de fiesta para #Prado200.

¡El Museo del Prado cumple 200 años! Goya y el Museo del Prado se alían para el fin de fiesta de #Prado200.

Para conmemorar el final de este año, dedicado al Bicentenario del museo, no solo, está en curso la exposición de dos grandes artistas del renacimiento y barroco (Sofonisba Anguissola y Lavinia Fontana) sino que, hoy, se inaugura el plato fuerte del fin de fiesta: la exposición más ambiciosa:

Goya. Dibujos. «Solo la voluntad me sobra».

Goya y el Museo del Prado. Fin de fiesta para #Prado200.
Autorretrato.

Goya y el Museo del Prado presentan una exposición «única e irrepetible» que reúne más de 300 dibujos de Goya procedentes de la propia pinacoteca y de otras públicas y privadas de todo el mundo.

La muestra permite hacer un recorrido cronológico de la vida del gran artista ilustrado: Goya.

Esta exposición aborda una serie de ideas que Goya plasmó de forma recurrente en sus dibujos a lo largo de su vida.


✋✋Si no queréis complicaros, aquí podréis reservar las entradas para El Museo del Prado 👇


Un 19 de noviembre de 1819, se abría en Madrid el Museo Real.

Si viajáramos al pasado, nos encontraríamos que ya en el SXVIII se hicieron varias propuestas para crear un centro que albergase las colecciones reales, dada la importancia que éstas estaban adquiriendo en el contexto europeo.

La idea de un museo de artes en España, propiamente dicho, surgió del rey Fernando VI, alrededor de 1757.

Carlos III, hermano de Fernando y su sucesor, abandonó el proyecto y en cambio tomó el de la construcción de un Museo dedicado a las ciencias naturales, para el que encargó a Juan de Villanueva la construcción de la actual sede del Prado.

José Bonaparte, durante la etapa de la ocupación francesa, fue nombrado rey de España en sustitución de Carlos IV.

Este rey fue quien realmente plasmó por escrito la creación del actual Museo del Prado bajo el nombre de Museo Josefino.  Pretendía emular a otras cortes europeas, que ya contaban con museos similares.

Finalmente, Fernando VII, impulsado por su esposa la reina María Isabel de Braganza, tomó la decisión de destinar este edificio a la creación de un Real Museo de Pinturas y Esculturas. 

El Real Museo, que pasaría pronto a denominarse Museo Nacional de Pintura y Escultura y posteriormente Museo Nacional del Prado, abrió por primera vez al público en 1819. 

De la obra de Goya, pintor vivo en el momento de la inauguración del Prado (1819), tiene el Museo la mejor colección que existe a nivel mundial. Por entonces, el artista era el mas importante.

Han pasado dos siglos, pero la temática de su dibujos sigue siendo de actualidad, por los temas abordados en ellos: violencia machista, manipulación de las masas, desigualdad e hipocresía de los ricos frente a los pobres.

El objetivo de la exposición es presentar la plena vigencia del legado de un artista como Goya. Miguel Falomir, actual director del Museo del Prado afirma:

“Suelen preguntarme sobre la conveniencia de exponer arte contemporáneo en estas salas. Pero creo que no hay nada más contemporáneo que la obra sobre papel de Goya. No hay ningún artista actual que haya sabido denunciar nuestras pesadillas con ese rigor y acierto”.

En esta exposición se plasma el Goya menos visto, el de sus dibujos. Un legado menos expuesto debido a las reglas de conservación artística, por ser el más sensible. Solo se expone en ocasiones muy especiales.

¿ Y que ocasión mas especial que el 200 cumpleaños del Museo del Prado para contemplar a Goya?

La muestra se organiza en dos salas. En la primera podemos observar los inicios de Goya (1771-1778).

Desde comienzos de la década de 1770 Goya comenzó a dedicarse al grabado como medio para darse a conocer y difundir su obra. 

📌  El cuaderno italiano guarda entre sus páginas los dibujos más tempranos que se pueden atribuir a Goya, como algunos preparatorios para pinturas realizadas en Italia o inmediatamente posteriores a su regreso a España.

Goya y el Museo del Prado. Fin de fiesta para #Prado200.

Desde sus primeros años Goya dejó constancia de su particular modo de ver y transformar la realidad a través de su imaginación, concibiendo obras que se diferencian radicalmente de las de sus contemporáneos. En 1771 estaba en Italia y guardó memoria gráfica de lo visto en un cuaderno, en el que plasmó su personalidad al margen de las convenciones académicas. 

📌  Los dibujos preparatorios de los cartones para tapices que pintó entre 1775 y 1794 revelan una forma natural, vigorosa y realista de captar a los protagonistas.

Goya y el Museo del Prado. Fin de fiesta para #Prado200.
Cabeza de Angel. Francisco de Goya
Dibujo preparatorio para el fresco La Gloria o Adoración del nombre de Dios, basílica de Nuestra Señora del Pilar, Zaragoza

📌  El Cuaderno de Sanlúcar de 1794/95 es el primer cuaderno de ocho que Goya realizó. Se conocen solo nueve hojas del cuaderno. Elaboradas a pincel, centran su atención en la mujer, que adopta actitudes aparentemente placenteras, pero no exentas de dramatismo, ya que varias escenas están protagonizadas por prostitutas y anticipan temas que van a estar presentes en los Caprichos de 1799.

📌  Le sigue Cuaderno de Madrid (1795-1797), en el que la figura femenina tiene gran protagonismo. Otros vinculados a series y temáticas como Sueños (1797), Caprichos (1797-99), Retratos, Desastres de la guerra (1810-1815), Tauromaquia (1814-1816), Cuaderno de viejas y brujas (1819-1823), Disparates (1815-1824) o Multitud, así como el Cuaderno de Burdeos (1824-1828), realizado ya al final de su vida.

📌  El 6 de febrero de 1799 se publicó en el Diario de Madrid el anuncio de la venta de los Caprichos, que son, ante todo, una sátira concebida para combatir los vicios de los hombres y los absurdos de la conducta humana.

Las ochenta estampas se pueden agrupar en torno a cuatro temas: el engaño y los abusos en las relaciones entre el hombre y la mujer, la sátira de la mala educación y la ignorancia, los vicios arraigados en la sociedad civil y el clero, y los abusos del poder.

Goya y el Museo del Prado. Fin de fiesta para #Prado200.
«-El sueño de la razón produce monstruos.» (Detalle)
En principio Goya tenía previsto que fuera la portada de sus grabados. Aquí se retrató de forma muy diferente a como finalmente decidió presentarse en el inicio de los Caprichos: abstraído, medio dormido y rodeado de sus obsesiones. Un búho le alcanza los útiles de dibujar, señalando claramente la procedencia de sus invenciones.
Capricho 17. Bien tirada está..

📌  En la exposición se exhiben los 120 dibujos del conocido como Cuaderno C (1808-1814). Este conjunto aborda temas muy variados, desde aspectos cotidianos a visiones oníricas.

Está considerado un diario gráfico en el que Goya dibujó todo aquello que le preocupaba, sobre todo, centrandose en los más desfavorecidos. Realizado entre los años de la Guerra de la Independencia y los posteriores de la represión fernandina, su temática incide en múltiples facetas de ese momento histórico.

¡ Qué necedad darles destinos a la niñez!. Álbum C. Goya
Culpable miseria. Goya. Album C

Un grupo muy numeroso lo componen los dibujos con condenados por la Inquisición y escenas de la crueldad de las cárceles, motivo por el que recientemente Juliet Wilson-Bareau lo denominó Álbum de la Inquisición.

«Muchos han acabado así» Álbum C. Goya

📌  El recorrido por la exposición lo completan agrupaciones por asuntos que obsesionaban a Goya: la violencia contra la mujer, los toros, la vejez o las multitudes como juguetes en manos de las élites.

La serie Tauromaquia constituyó un fracaso comercial, pues nadie parecía estar dispuesto a comprar unas imágenes de indudable belleza pero también de una terrible violencia. 

El artista se hace eco en ellas del debate sobre la legitimidad de la tauromaquia que existía en la sociedad ilustrada. ¿Os suena de algo?

Goya y el Museo del Prado. Fin de fiesta para #Prado200.

📌  En este contexto de la violencia merece un lugar destacado la ejercida por el hombre sobre la mujer.

La importancia de la mujer en la obra de Goya, es tal, que ha merecido incluso exposiciones monográficas.

Por ejemplo, siempre se ha destacado que en los Desastres de la guerra, los personajes femeninos sean los únicos que merecen una valoración positiva, bien por tratarse de víctimas inocentes, al igual que los niños y los viejos, bien por mantener actitudes dignas y valerosas en defensa de su integridad y la de los suyos.

Goya y el Museo del Prado. Fin de fiesta para #Prado200.

La prostitución en sus dibujos ha sido entendida como una forma de violencia. Los bellos dibujos de prostitutas de los Cuadernos A y B, así como de las composiciones de los Caprichos, deben ser interpretados como imágenes de dolor, abuso y violación.

La repetición de escenas de este asunto revela claramente la sensibilidad de Goya hacia la injusticia, y más hacia el sufrimiento que genera en las mujeres la práctica de la prostitución.

El artista también cuestiona el matrimonio, como ya pusieron de manifiesto los ilustrados, porque en ocasiones se convierte en “una cárcel llena de penalidades”.

La modernidad de Goya, tantas veces subrayada, radica en la novedad de sus planteamientos , donde da rienda suelta a sus pensamientos. Pero, sobre todo, su capacidad para ver de manera crítica aquellos comportamientos masculinos que merecen ser reprobados.

Goya y el Museo del Prado. Fin de fiesta para #Prado200.
Los dibujos incluidos en la exposición bajo este epígrafe representan a mujeres siempre jóvenes y a menudo desnudas en situaciones que demuestran, en palabras de hoy, su “cosificación”. La mirada de Goya no es ambigua. El tono es crítico y no deja lugar a dudas sobre la posición en la que se sitúa. 

📌  La vejez es el último de los grandes temas abordados por Goya.

La presencia de ancianos desfavorecidos será frecuente en los dibujos y estampas que el artista elaboró. Su significado se convierte en verdaderas reflexiones sobre el destino del hombre.

La exposición finaliza con su dibujo Aún aprendo, símbolo de la capacidad de progreso y resistencia frente a la adversidad.

Goya y el Museo del Prado. Fin de fiesta para #Prado200.

“Me he vuelto viejo con muchas arrugas, que no me conocerías sino por lo romo y por los ojos hundidos… lo que es cierto que ya voy notando mucho los 41”.

Carta de Goya a Martín Zapater de 28 de noviembre de 1787.

Si queréis descubrir más sobre este artista tan especial, os recomendamos algunas lecturas.

Podéis disfrutar de la exposición única en El Museo del Prado hasta 16 de febrero de 2020.

Si te ha gustado este artículo, compártelo! Suscribete a nuestras novedades. Gracias.

Disfruta del ARTE!

Anuncios

También te podría gustar...

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: