Museo Sorolla. Noches de verano.

La historia de la fundación del Museo Sorolla es una historia de amor. Clotilde, “Clota”, y Joaquín se conocieron siendo casi niños y vivieron una historia de amor que discurrió en paralelo a los continuos viajes del pintor y su éxito rotundo, un amor temprano sólo interrumpido por la muerte de Sorolla a los sesenta años,

Y para que la conozcáis, el Museo Sorolla de Madrid organiza las noches de los jueves de agosto, visitas gratuitas y guiadas. Quedan, solo, los días 22 y 29 de agosto. Un plan perfecto para conocer el museo, la colección y disfrutar de su envolvente jardín.

Para conseguir una entrada solo hay que pedirla en la taquilla a lo largo del mismo día de la visita. Hay sesiones a las 20:00 h, 20:30 h, 21:00 h y 21:30 h. En cada sesión podrán entrar 20 personas y solo se darán dos entradas máximo por persona.

Clotilde García del Castillo, mujer de Joaquin Sorolla, en su testamento de 1925, legó al Estado español la casa y las colecciones que le pertenecían para que se creara un museo en memoria de su marido. El legado fue aceptado en 1931, mediante una Real Orden que clasificó la institución que se creaba como “Fundación benéfico-docente de carácter particular.” La Fundación.

El museo se inauguró en 1932, abriendo al público su planta principal.

Ceremonia de inauguración del Museo Sorolla.

Como os comentaba, la historia de la fundación del Museo Sorolla es  una historia de amor: el de Sorolla hacia su mujer, que se manifiesta en los incontables retratos y dibujos donde la representa, como esposa del gran artista, y como compañera, como inspiración y madre, en apuntes, esbozos y dibujos que la captan en la intimidad de la casa, en los gestos espontáneos del juego con los niños, los trabajos rutinarios de costura o los ratos distraídos de lectura.

Sorolla y Clotilde.

Existe también una correspondencia asidua, cariñosa y llena de humor. A veces con profundas y melancólicas reflexiones que le escribía cada día que pasaba separado de ella. Las cartas, cuyos originales se conservan en el museo, se recogen en dos tomos titulados Epistolarios de Joaquín Sorolla: correspondencia con Clotilde García del Castillo (2008).

En un fragmento de una carta que le escribió en 1908, Joaquín decía a Clotilde : “Pintar y amarte, eso es todo, ¿Te parece poco?”

Por su parte, Clotilde siempre expresó su amor por Joaquin, no sólo en el gesto final del legado, sino en el cuidado que puso, desde el primer momento de su relación y hasta su muerte, en guardar los testimonios de su vida común y del trabajo de Sorolla: todas las cartas, fotos, listas de cuadros, las cuentas. Toda esta documentación forma una parte importante de las colecciones del museo y nos permiten conocer el entramado de la vida cotidiana de Joaquín Sorolla.


Si te gusta la obra de Sorolla, también puedes leer Sorolla y Clotilde. Pintura y amor.


El museo abrió siendo director Joaquín Sorolla y García, hijo del pintor. En aquellos primeros años la labor de Joaquín Sorolla García fue conservar la casa museo tal y como él la había conocido como habitante de la misma y llevar a cabo las primeras labores museográficas de la institución.

Sin embargo, la Guerra Civil obligó a cerrar el Museo y desmontar las salas, quedando las obras almacenadas. El Patronato quedó suspendido por un Decreto de 1936. Tras la Guerra Civil, se reabrió el museo en 1941.

Posteriormente, Joaquín Sorolla García, reanudó sus trabajos y montó nuevamente las salas. Además, tras una reforma arquitectónica, abrió al público los espacios de la primera planta, que en vida de Sorolla estuvieron ocupados por los dormitorios de la familia.

Taller de Joaquín Sorolla.

Sorolla tuvo diversos estudios y domicilios en distintos lugares de la ciudad de Madrid, hasta que en 1911 construyó su casa. Una de sus principales aspiraciones era la de unir la zona de trabajo con la zona de vivienda para poder estar cerca de su familia en todo momento, y también tener un jardín por razones tanto ambientales como estéticas.

La Casa fue para Sorolla un proyecto personal en el que intervino directamente, como muestra la extraordinaria colección de dibujos realizados por el propio pintor que se custodian en el Museo.

El jardín fue otra creación de Sorolla, que diseñó su trazado y escogió sus especies, y que hizo de él uno de los temas favoritos de su pintura en sus últimos años.

De Quinok - Trabajo propio, CC BY-SA 4.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=48625107

En la actualidad el Museo se prepara para una importante ampliación de sus espacios que le permitirá dotar a la institución de unas áreas y servicios de los que carece en este momento.

Dirección y horarios 👉🏻  Museo Sorolla.

Disfrutad del ARTE!.

Anuncios

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. Arte en contexto😍😍

  2. Lo visité junto a mi hija esta misma semana, fuimos por la mañana, no había mucha gente, y fue una visita cómoda y muy bonita. Es una casa-museo que deberíamos conocer todos los amantes de la pintura.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: