El Van Gogh más desconocido.

El Van Gogh más desconocido.

No sé si os pasa, pero siempre que se publica algo de Van Gogh suele ser de su época en París y posterior, ya en Arlés. Es cierto que en esta época pintó sus obras mas famosas y que, por ser, la fase final de su vida y también más tormentosa, es más dada a ser mostrada en películas, libros etc. Últimamente ha salido hasta una línea de ropa y accesorios basada en el artista 😉, además de la multitud de objetos que venden en las tiendas de los museos.

Ayer se estrenó la película que Julian Schnabel ya presento en el Festival de Venecia sobre Van Gogh: «Van Gogh, a las puertas de la eternidad». Además de director de cine, Julian Schnabel es pintor y son varias las películas que ha dedicado a la vida de otros artistas, fusionando hábilmente el mundo del arte con otro arte: el séptimo.

El film pretende introducirnos en el mundo interior del pintor,que plasmaba momentos bellos que la sociedad de su tiempo no admiro, sin embargo, tal vez, por ese carácter personal y nervioso que le persiguió toda su vida.

Vincent Van Gogh es uno de los pintores modernos que ha sido difundido a nivel popular, casi hasta la saciedad.

Pero es cierto que se conoce más su etapa final en Arles, que sus inicios. Y también se ha tendido a condicionar su obra a su rasgos inestables de personalidad más que al contexto artístico de finales del siglo XIX, cuando inició una ruptura con el Impresionismo y estableció una base para el desarrollo posterior del expresionismo. Las obras de Van Gogh se reconocen como postimpresionistas.

Haciendo gala de nuestra labor divulgativa vamos a hacer un recorrido sobre la vida de este pintor tan especial.

Pero nos vamos a centrar en su faceta menos conocida.

Van Gogh nació en 1853 y creció en Zunder (Holanda). Su padre, Theo Van Gogh, se convirtió en pastor de una iglesia protestante holandesa en 1849.

Van Gogh lleva por nombre, Vincent, el mismo nombre que llevaba su hermano mayor y que murió un año antes de su nacimiento. Su querido hermano Theo nacería 4 años después.


Cuentan varios biógrafos que durante años, Vincent, para ir al colegio, tenía que pasar por delante del cementerio y ver la tumba con su nombre: Vincent van Gogh. 

Desde muy joven mostró un carácter difícil y un temperamento fuerte. Tras abandonar los estudios, Van Gogh empezó a trabajar en 1869, con 16 años, como aprendiz en Goupil & Co. ,una importante compañía internacional de comercio de arte de La Haya.

En mayo de 1875 fue destinado a París, donde creció su amor por el arte. Venía de Londres donde había tenido uno de sus importantes fracasos amorosos. Había conocido a Eugenia, la hija de la dueña de la pensión donde se hospedaba. La joven, que estaba comprometida, le rechazó causándole un profundo malestar.

En París fue donde creció su amor por el arte. En una exposición que visito sobre dibujos de Jean-François Millet comentó:

«Cuando entré en la sala del hotel Drouot, donde estaban expuestos, sentí alguna cosa como: descálzate porque el suelo que pisas es sagrado».

A finales de marzo de 1876 regresó a Inglaterra, donde permaneció dos años. En estos años su fanatismo religioso aumentó. Llegó a trabajar de ayudante de un predicador metodista e incluso subir al púlpito de una iglesia para leer un sermón que él mismo había preparado y del que mandó una copia a su hermano Theo, diciendo:

«Cuando me encontraba en el púlpito, me sentía como quien desde una oscura cueva subterránea vuelve a salir a la plena luz, y es maravilloso pensar que, desde ahora, predicaré el Evangelio por todo el mundo.

Fue rechazado para entrar en una escuela metodista por no saber ni latín, ni griego, y su dificultad para hablar en público. Realmente el motivo fue su falta de subordinación. Cada vez presentaba mas dificultades a la hora de adaptarse a la autoridad de que otra persona le dirigiese.

Pero ante el profundo fervor que Van Gogh manifestaba, la escuela metodista decidió enviarlo como misionero a la región de Mons en 1879.

Llegó a la zona de las minas de Borinage, en Bélgica. Permaneció aquí durante 22 meses llevando a cabo una labor evangelizadora entre los mineros de la zona.

Vivió en condiciones penosas, durmiendo en una pequeña barraca donde su estado físico comenzó a degradarse y repartiendo entre los pobres sus escasos bienes. Sentía una gran simpatía por los mineros pero con su fanatismo lo que conseguía era que le llegaran a temer. Pero en este triste ambiente fue donde desarrollo mas a fondo su compromiso con el dibujo.

Y, si bien, estamos acostumbrados a sus obras mas coloristas,
sus dibujos son excepcionales porque representan figuras, luz y paisaje que pueden ser apreciados en si mismo, sin el color que distrae al ojo. 


Van Gogh realizó sus dibujos en lápiz, tiza negra, tiza roja, tiza azul, pluma de bambú y carbón, aunque mezcló frecuentemente varios medios mientras dibujaba. Van Gogh fue esencialmente autodidacta .

Antes de llegar al Borinage, Van Gogh escribió a Theo una carta desde un bar de obreros, un café llamado Au Charbonnage, en Bruselas.


Au Charbonnage,

Pintó aquel lugar en noviembre de 1878. El resultado fue una postal que mostraba la realidad del lugar: un tejado hueco , el estucado triste y sucio, los duros adoquines del suelo de la calle y las suaves formas del interior.

En su carta a Theo, incluyó el dibujo : «Los obreros se reúnen allí para comer su pan y beberse un vaso de cerveza a la hora de comer. También yo estoy destinado a las minas».

Cuando Vincent se bajó del tren vio un paisaje plano que le parecía la misma luna.
Incluso en días que debían haber sido claros, había en el aire vapor gris procedente del hollín de las chimeneas, difuminando los límites entre el suelo y el cielo. Cuando caía la noche no se veía ni una sola estrella.


El dibujo siempre se le resistió al artista y nunca fue un genio de la línea. Pero aquellos dibujos al carboncillo son toda una reivindicación de la vida obrera.

Las figuras de Van Gogh de esta época, son gente obrera de la zona, personas , demacradas, pálidas, envejecidas, descoloridas y enfermizas.

Siempre vemos más el Van Gogh del color y poco del que dignificó el trabajo de hombres y mujeres a través de lo que fue el inicio de su arte.

«Pintar la vida del campesino es un asunto serio y me sentiría culpable si no procurase hacer cuadros que despierten serias reflexiones».

Su bisnieto Machteld dice que “Buscaba siempre ir más lejos, explorar, tomar riesgos. Es lo que explica en sus cartas, sobre todo en las que enviaba a Théo, pero también en las que escribía a Paul Gauguin y a otros pintores. Es apasionante ver cómo reflexionaba antes de empezar a pintar una obra, cómo ‘pensaba’ cada obra. 

En un la «Carta a Theo» , el artista contaba:

Los carboneros y los tejedores siguen constituyendo una raza aparte de los demás trabajadores y artesanos y siento por ellos una gran simpatía y me sentiría feliz si un día pudiera dibujarlos, de modo que estos tipos todavía inéditos o casi inéditos fuesen sacados a luz. 

Cuando la escuela metodista a la que prestaba su servicio de misionero le suprimió el pequeño sueldo que recibía, aceptó los consejos de su hermano Theo, del que ya estaba recibiendo ayuda económica, y decidió dedicarse a la pintura, dando un giro a su vida.

En 1880 viviendo en Bruselas fue donde realiza dibujos basados en personajes de la vida cotidiana, muy realistas y en tonalidades oscuras. De esta época en «El sembrador» , basado en los esbozos y dibujos de Millet.

En 1881 se establece en ETTEN y después en LA HAYA . Realiza estudios sobre perspectiva y dibujo y pinta sus primeras acuarelas. Comienza a apreciarse la diferencia con los dibujos realizados con anterioridad, aunque tampoco abandono esta práctica.

Como quería plasmar todos los detalles, realizó los óleos con trazos gruesos y pinceladas espesas. Esta temporada sintió más que nunca la soledad y otro desencuentro amoroso.

«Los pobres y el dinero»
Tampoco abandonó la práctica del dibujo. Se cree que la modelo es
Clasina María, Sien, una prostituta con la que vivió durante un año.

En 1883 regresó a la casa paterna en Nuenen. Durante este período se centra en dibujar y pintar el trabajo que se hacia en los telares. Toma contacto con el pintor Anthon van Rappard.

En este momento quiso expresar la dureza que requería este trabajo y ensalzar la dignidad de aquellos que se dedicaban a este trabajo y el trabajo artesanal frente a la industrialización. Pintó » El tejedor en el telar».

El tejedor del telar.

El 26 de marzo de 1885 se produce la muerte repentina de su padre y será ese mismo año donde pinte «Los comedores de patatas» la que es considerada como una de sus primeras obras importantes.

Bocetos utilizados para la obra posterior.


Le costó mucho trabajo pintar esta obra. Antes de llegar al trabajo definitivo realizó esbozos y litografías a partir del dibujo original. Era la primera vez que se lanzaba a un retrato en grupo ya que hasta entonces sus esfuerzos se habían centrado en la representación de una sola figura. En esta obra se encontró con la dificultad de coordinar a cinco personajes y conseguir mostrar la relación entre ellos.
En lugar de personas respetables, se sentía atraído por los campesinos y las pobres mujeres de la calle, las únicas personas que toleraban su personalidad extraña y fanática, se ha llegado a decir.

Pero, realmente, Van Gogh, sentia un profundo respeto por estas persona. En una carta a su hermano Theo comentó:

(…) He querido dedicarme conscientemente a expresar la idea de que esa gente que, bajo la lámpara, come sus patatas con las manos que meten en el plato, ha trabajado también la tierra, y que mi cuadro exalta, pues, el trabajo manual y el alimento que ellos mismos se han ganado tan honestamente (…).

Esta pintura provocó desavenencias con con su amigo, el pintor, Rappard y la ruptura de su amistad. Este ultimo estaba molesto con Vincent porque no le había comunicado la muerte de su padre, lo cual le dolió mucho. Y, tal vez, ésto provocó la dura crítica de Rappard ante «Los comedores de patatas» de la cual llegó a decir:

Estarás de acuerdo conmigo en que este trabajo no se puede tomar seriamente. Por fortuna eres capaz de mucho más. Pero, ¿por qué todo lo observas y lo tratas superficialmente, de la misma manera? ¿por qué no estudias minuciosamente los movimientos? En este cuadro los personajes posan. La mano de la mujer del fondo…¡qué poco real! ¿Y qué relación hay entre la cafetera, la mesa y la mano que toca el asa? ¿Qué función hace esta cafetera? No se mantiene, tampoco la sujetan, entonces, ¿qué? ¿Y por qué el hombre de la derecha no tiene rodillas, ni vientre, ni pulmones? ¿O quizá los tiene en la espalda? ¿Por qué a su brazo le falta un metro de largo, por qué le falta la mitad de la nariz? ¿Por qué la mujer de la izquierda tiene por nariz un mango de pipa acabada en un dado? ¿Y aún te atreves, con esta forma de trabajar, citar a Millet y a Breton? El arte es demasiado elevado para poderlo tratar con tanta negligencia.

En 1885 también pinta «Naturaleza muerta con biblia» como homenaje a la muerte de su padre.

«Naturaleza muerta con biblia». Coloca la vela al mismo nivel como símbolo religioso.

En 1885, Vincent Van Gogh llega a Amberes y aquí toma contacto con las pinturas de Rubens y el arte de las estampas japonesas, el Ukiyo-E

El contacto con la obra de Rubens le abre a la percepción de colores como el verde esmeralda y el carmín y toda una gama cromática más desconocida para él. También se matricula en la Academia de arte pero, su manera de entender la pintura choca con el academicismo reinante.

Decidido a ampliar y consolidar sus conocimientos de la técnica viaja a París en 1886 y se establece junto a su querido hermano Theo, en Montmartre. Éste le descubre los trabajos del Impresionismo y su paleta luminosa, lo cual se reflejo en toda su obra posterior.
Conoció a grandes artistas como Lautrec, Emile Bernard, Seurat, Signac, Camille Pissarro, Paul Cezanne y a Paul Gaugin.

Admiraba y envidiaba de los artistas japoneses. De ellos decía:

«la increíble claridad de la que están impregnados todos sus trabajos. Nunca resultan aburridos ni hacen el efecto de haberlos realizado deprisa… Su estilo es tan sencillo como respirar. Son capaces de hacer una figura con solo unos pocos trazos seguros, que hace que parezca tan fácil como abrocharse el chaleco…»

Fruto esta admiración, realizó importantes réplicas de grabados de artistas japoneses admirados como Hokusai, Hiroshige y Utamaro.

Te puede interesar Qué es el Ukiyo-e

Una de estas obra realizada por Van Gogh fueron Ciruelo en flor , de Hiroshige.

Otro ejemplo de obra de Van Gogh inspirada por los ukiyo-e japoneses es La Cortesana, una imitación de una obra de Eisen.


A raíz de su etapa parisina, comenzó a utilizar los colores complementarios y todo esto le hizo abrirse a una forma expresión que, hasta ahora, ni había contemplado ni sospechado………..CONTINUARÁ!

Disfruta con el arte!.

Anuncios


4 pensamientos sobre “El Van Gogh más desconocido.”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.