Rubén Martín de Lucas, artista vital.

Rubén Martín de Lucas, artista vital.

“Al dejar Boa Mistura y empezar mi carrera en solitario decidí centrarme en el discurso. Este discurso está centrado en el paisaje y el comportamiento asociado, es decir: las relaciones que tejemos con él. Hablo de fronteras, del extraño concepto de propiedad de la tierra, de superpoblación, de agricultura industrial, de la antropización del paisaje. Comprender mi trabajo lleva un tiempo y un pequeño esfuerzo por parte del espectador. Mis proyectos funcionan como capas, por acumulación. Vistas en su conjunto se ve un posicionamiento y un discurso. Podríamos resumirlo como un cuestionamiento continuo sobre la posición del hombre en la Tierra”.

Martin de Lucas.

Así expresa el artista Martín de Lucas el propósito y la base de su obra. Nacido en Madrid en 1977, se tituló como Ingeniero Civil por la Escuela Superior de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos de la Universidad Politécnica de Madrid (2002).

House of water.

Tras licenciarse realizó un viaje por la India de cuatro meses. A su regreso, decidió dedicarse por completo al arte.

En 2001 se convierte en uno de los cinco fundadores de Boa Mistura, un colectivo artístico multidisciplinario con raíces en el arte urbano que ha realizado proyectos en gran parte del mundo.

En enero 2015 decide comenzar su andadura en solitario desarrollando un cuerpo de trabajo basado en las relaciones humanas con la naturaleza y el territorio.

Desde entonces ha realizado numerosas exposiciones en galerías y centros de arte, participado en ferias y exposiciones dentro y fuera de España y ha entrado a formar parte de colecciones internacionales.

Es el artista invitado de ArtMadrid 2019, dónde presenta
“Repúblicas Mínimas” del proyecto Stupid Borders, que cada día tiene más vigencia.

Se trata de “una serie de acciones en el paisaje en las que me apropio de 100 m2, dibujo una frontera y la habito durante un día. Una metáfora sobre el carácter artificial y efímero de toda nación y toda frontera, que se traduce en un conjunto de potentes imágenes y vídeos que exhibiremos en la feria”, ha explicado Martín de Lucas.

La conexión del individuo con la naturaleza y el territorio es la constante que marca el trabajo de este artista desde sus inicios. La desarrolla con una gran coherencia interna y con la voluntad de desarrollar un discurso crítico y de plena vigencia.

Martín de Lucas tiene un concepto del arte activo y en constante movimiento :

«Para mí el arte no son los objetos que albergan los museos o galerías. Para mí el arte son procesos, es una actitud vital, es una manera de mirar (sin filtros), de actuar (sin limitaciones) y de vivir (sin restricciones autoimpuestas). Esa actitud debería estar en cada aspecto de la vida, en cada decisión, en cada persona.»

Además de ser el artista invitado en ArtMadrid 2019, expone su trabajo en la AP GALLERY hasta el 17 de febrero de 2019. En esta exposición presenta su nuevo proyecto ICEBERG NATIONS, para el cual el artista ha viajado hasta Groenlandia. Martín de Lucas y su equipo han desarrollado y documentado, a través de vídeos y fotografías, una serie de acciones sobre el paisaje para cuestionar la validez y naturaleza del concepto nación.

“Ninguna nación existe de manera física, es decir como un ente objetivo. Su naturaleza, líquida e intangible, se sostiene como construcción mental presente únicamente en el imaginario colectivo. Toda guerra, toda violencia de estado y toda forma de gobierno se apoyan en este concepto. Sin embargo toda nación, al igual que un témpano de hielo fotando sobre el mar, está condenada a diluirse.”

Toda nación es efímera.

Un artista a tener en cuenta que ha utilizado múltiples técnicas artísticas a lo largo de su carrera: Graffiti, Pintura, Murales, Fotografía,Video arte, intervenciones. Un artista multidisciplinar y vitalista al que no perderemos de vista desde ARTEyALGO+.

«El mundo del arte puede ser desalentador. La superficialidad del mercado, la motivación exclusivamente económica de muchos agentes, el desconocimiento y la incomprensión del público. Si no te lo tomas con humor puede ser muy jodido, al fin y al cabo ser artista es ser un suicida o mejor dicho un funambulista. Es vivir en el alambre, en un precario equilibrio sobre el vacío mientras otros aplauden. Ser artista es como vivir aferrado a un risco en la pared de un precipicio. Hay que estar como una puta cabra. La cabra tira al monte. Y si hablamos de los niños aún más».

Vacaciones en el mar.

Podeis ver todo su trabajo, aqui.

También os puede interesar:

ArtMadrid’19 vuelve

Anuncios


Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.